Sunday, July 11, 2004

Hawaii 2.0

El neón indicando el nombre de la casa lo era todo para ellos. Neón rosado. Noche oscura. Trajes blancos. Dos detectives. Hawai, tan solo Hawai. Neón rosado, camisas floreadas, Ray ban negros. Dick entró en el lugar mirando a las chicas que a su vez lo miraban a él. Cada una lo invitaba con su mirada a su cama de acolchados de piel de leopardo. Esta es mi noche, pensó Dick, sin darse cuenta que esto lo pensaba todas las noches. En pretérito la mañana siguiente, con resaca y una botella de whisky media vacía sin tapa cerca de sus sabanas de satén rosa. Y en futuro luego de levantarse y cepillarse los dientes en su espantoso baño, con azulejos rosado chillón y el suelo repleto de pequeños charcos de agua, alfombras celestes y revistas recortadas. Mark era, sin embargo, mas tranquilo. Tenía a su novia a quien amaba tanto como la engañaba. Su nombre era Sheena, Sharon, o algo así. En este momento de la noche no lo recordaba. Apenas entraron, los dos miraron directamente al fondo del lugar, donde estaba su mesa de siempre. Pero esta vez estaba ocupada. El ocupante, un simple negro, con un diente de oro, muchos collares, una camisa rosada ancha metida en su pantalón negro ajustado y una hebilla de una pelota de golf. Dick enfureció y se sacó los lentes, miró de lejos al negro que no había notado su presencia. Palpó sus bolsillos, llenos de dólares, merca y unas pastillas que le había mandado el psiquiatra. Pobre psiquiatra, Dick no era un paciente digno de estudiar. Dick era un gusano digno de escupir. Pero en este momento de la noche, nuestro amigo no distinguía si tenía que tomar la pastilla azul, o la anaranjada. Eran martes azules y viernes anaranjadas?. Era Sheena, la novia de su amigo, los martes, y alguna puta de algún motel blanco, barato (pero buena propina) los miércoles? Lo que sea. El negro de la hebilla de una pelota de golf mostraba sus anillos dorados y con imitaciones de esmeraldas y zafiros. “Me parece que esta es nuestra mesa” dijo Mark. Y Dick se le adelantó, como si quisiera el papel principal en esta conversación, y si esto le costaba una mancha roja de sangre en su impecable traje blanco, no importaba. El negro lo miró a Nick, bebió un poco de su destornillador adornado por una sombrillita de papel y escarbadientes, anaranjada y blanca, y luego se miró sus uñas perfectamente cortadas y limadas. Los masajes en las manos que me hacen en el club son excelentes, pensó, y luego atinó a decir - Creo que la tomé yo y mis amigos hace ya un rato largo – y enseguida miró al que estaba a su lado, negro también, con la cara marcada por alguna varicela o algo así, y el pelo cuadrado para arriba – Perdón, no los invité con un cigarro, quieren? – y mostró su cigarrera dorada con las iniciales J.B (¿sería James Bean? Se preguntó Mark a si mismo, mientras miraba bien la espantosa guarda de flores doradas que enmarcaba a las iniciales). Dick miró la cara del negro, orgullosa de ser lo que era, orgullosa de esa espantosa pelota de golf que tenía en el cinturón, y orgullosa del dinero que tenía. Luego sacó una navaja roja, y se la mostró al negro – Creo que cambiaras de opinión, no? – dijo Dick mostrando la navaja y guiñando un ojo. De un momento a otro, el negro tiró la mesa para adelante desparramando el destornillador, el arreglo floral y un plato con unos bocadillos. Lío en la sala. Mis amigos, amamos estas situaciones, y, sean sincero conmigo, todos alentamos desde nuestro ser mas cagón y arrepentido a que sucedan. Como dos autos colapsando en medio de una avenida, o como la policía agarrando a un ladrón y pegándole sin cesar. Algunas personas miraron para atrás, otras siguieron bailando al ritmo de una canción que ese día había sonado todo el día en unos parlantes en la playa, mientras Dick, con su pequeño short celeste, le pasaba bronceador a una chica que, ahora, bajo el efecto de unos cuantos whiskies y unos cuantos shots de pisco, no recordaba su nombre. Dick se abalanzó contra el negro sacando de su bolsillo interior un revolver. Cómo mierda era el nombre? ¿Randy?, ¿Sandy?, el negro le tiró el destornillador en la cara y le pegó un buen golpe de puño en la nariz. El impacto. Dick cayó sobre la mesa pegándose con el borde de esta en la espalda. ¿Mandy?, pensó inseguro. Mientras Mark peleaba patéticamente, como un actor de reparto, con el negro de peinado cuadrado. Dick agarró su revolver que estaba en el suelo y apuntó a la camisa rosada, específicamente a un pliegue cerca de uno de los últimos botones. Disparó. Randy, seguro era Rnady. El negro se cayó al suelo luego de un quejido y atinó a tirarle un cuchillo que estaba en el suelo a Dick, pero falló. Dick, dolorido, se acordaba de la chica. Era rubia, o no? Bueno, que importa, tengo a un negro que está muriendo en frente mío. Negro de mierda, me había robado la mesa. Miró la patética pelea de Mark y el otro negro y disparó al techo. – Paren de pelear y váyanse ya! – Dijo furioso. – El negro, que estaba tirado en el piso, se levantó y se fue corriendo. Mark pidió, confundido, explicaciones, pero no le fueron dadas.
Dick se recuperó. Lúcido, se paró y con su pañuelo amarillo se limpió la sangre de la nariz mientras con la otra mano tocaba su bolsita con merca. Al hacer esto se imaginó en el baño del lugar tomando un saque sobre su tarjeta de presentación. Fue directo a una rubia que bailaba sola, ahora una balada espantosa. La tomó de la cadera y dijo:
- ¿Sandy?
- No, Mónica
- Es lo mismo – le dijo al oído, alzando apenas la voz.

3 Comments:

Blogger stian said...

Hace tiempo que no leo nada (de pelotudo nada más porque me encanta leer), y me gustó pila.

Ah! Me acabo de acordar, que pasó después de Sábado 3?
¿Este blog es lo único que volviste a escribir?

July 11, 2004 at 10:37 PM  
Blogger MarvinMental said...

Ja! La prosa de Zelmar me recuerda a mis primeros cortos de detectives en el 3D Movie Maker, keep walking man!

July 12, 2004 at 2:54 PM  
Blogger Pabl_o said...

Ncholas fue directo a una rubia que bailaba sola. La tomó de la cadera y dijo:
- ¿Sandy?
- No, Mónica
- Es lo mismo, serás mi invitada de honor – le dijo al oído, alzando apenas la voz mientras la empujaba hacia el interior de su nuevo HYUNDAI HAWAII 2.0

July 13, 2004 at 9:00 AM  

Post a Comment

<< Home

|