Friday, September 17, 2004

el dorado (mujeres y monos II)

Analía, Adriana y María Virginia.
Las tres viven solas en un departamento.
Adriana sale del baño.
Tiene el pelo largo, negro y pegado a la cabeza.
Tiene una sonrisa totalmente tonta y desagradable.
Suenan las llaves. Es María Virginia.
- Miren lo que me compré!- grita alegre.
Todas miran sus manos blancas como la muerte y de uñas largas,
Saca algo de una bolsa marrón vieja y arrugada.
Es un vestido con estampado de cebra y unos botones rosados y verdes pegados a los costados.
Analía y Adriana gritan al unísono.
Al mismo tiempo Analía se está tocando el pelo.
Dice sonriendo: “Me lo vas a tener que cambiar alguna noche por el dorado”.
Con “el dorado” se refiere a su vestido de lentejuelas doradas. Aunque alguna ya tiene el color de la chapa.
María Virginia la mira seria. Se produce un intenso, corto e incómodo silencio.
Piensa el el recordado “día que Adriana se pasó de copas”. Ese día (lo dicen así cuando hablan entre ellas) fueron a bailar a donde lo hacen todos los días y Adriana se emborrachó y, ya en el departamento, vomitó sobre el vestido de lentejuelas doradas que llevaba Analía

|